“La Garnacha es quizá la variedad que mejor sabe expresar el terruño,
Minoss es buena prueba de ello.”
Denominación de Origen Vinos de Madrid.

Sierra de Gredos. San Martín de Valdeiglesias.

GARNACHA: De maduración tardía y porte erguido. Racimos de tamaño mediano cónicos, compactos. Aromas a frutas rojas (fresas, cerezas, moras).

Diferentes parcelas de la zona de Valdehornos. Viñedos de extensión reducida. Solo cepas viejas de secano en vaso, 2 kg por cepa. Suelo de granito meteorizado que proceden de la desintegración natural de la roca y que proporcionan acidez y una alta expresión mineral.

Maceración prefermentativa en frío. Uva parcialmente despalillada. Maceración de 60 días con sus hollejos. Afinamiento en barricas de roble francés nuevas y usadas durante 12 meses. Sin filtrar ni estabilizar. 14,5%/Vol.

Vino de color rojo picota con matices granates en el ribete. Limpio y brillante, con una capa alta. Al agitar la copa muestra una buena lágrima alcohólica.
Alta intensidad aromática, muy limpio, donde predominan las notas minerales, monte bajo y de fruta negra en compota, con notas balsámicas. Nariz compleja con abundantes notas muy bien ensambladas.

Entrada potente en boca, vino muy carnoso y estructurado. Gran carga tánica. Bien equilibrado en boca, acidez perfecta para compensar su grado alcohólico. Persistencia alta tras el trago, dejando recuerdos duraderos por vía retronasal.

Dice la leyenda que en la antigua Grecia, Minos era el rey de Cnosos, ciudad más importante de la civilización Minoica que se desarrolla en la isla de Creta. Hijo de Zeus y Europa; en la mitología Zeus sedujo a Europa transformado en toro.

El rey Minos encerró al Minotauro (“Toro de Minos” ser mitológico con cuerpo de hombre y cabeza de toro) en el Palacio de Cnosos, al que alimentaba con jóvenes atenienses. Es posible que el tributo de niños fuera en realidad cobrado para que estos formaran parte de los espectáculos taurinos minoicos. “La cultura española está estrechamente relacionada con el toro”.

Minos tuvo varios hijos, entre ellos a Glauco. Un día Glauco desapareció, Minos acudió al Oráculo de Delfos (recinto sagrado al que acudían los griegos para preguntar sobre cuestiones inquietantes) que le dijo «una maravillosa criatura ha nacido entre vosotros: quien halle el auténtico parecido de esta criatura hallará también al niño».
Esta criatura era un ternero recién nacido en la manada de Minos. Tres veces al día, el ternero cambiaba de color de blanco a rojo y de rojo a negro. “Como el diseño de nuestra etiqueta y botella que combina los tres colores”

Un hombre llamado Pólido advirtió la similitud de ese prodigio con la maduración del fruto de la zarzamora, las moras. “Uno de los aromas principales del vino es a mora”.

Tras su muerte, Minos se convirtió en juez de los muertos en el Hades, el inframundo.
Era el juez de aquellos a los que se había aplicado la pena de muerte tras ser acusados falsamente. Minos se sienta en una urna gigante, y decide si las almas deben ir al Elíseo o al Tártaro “Este compuesto forma una costra en el fondo y en las paredes de los recipientes donde se fermenta el mosto del vino”.